PICA                       Consulta Psicológica


Anorexia    Bulimia    C. Compulsivo   Ansiedad    T.Obsesivo   Obesidad   IMC  Violencia de Género  Trastornos sexuales


Definición de PICA

Se trata de la ingesta de sustancias no nutritivas: cabello, madera, tiza, pintura rascada de paredes, ropa, e incluso arena, hojas, insectos o excrementos de animales. Es un trastorno raro, que suele verse en casos de retraso mental o en niños sometidos a dejación negligente. Cuando aparece en el transcurso de enfermedades mentales graves (esquizofrenia) o retrasos del desarrollo (autismo) no se considera como un cuadro clínico en sí, sino como un síntoma más del problema primario. El DSM-III-R añade el criterio diagnóstico de presentarse al menos durante un mes. Una consecuencia de la pica que se ve con relativa frecuencia es el saturnismo el cual puede también provocar alteraciones de la conducta, imbricándose las diversas patologías.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La pica se presenta más en niños que en adultos y afecta del 10 al 32% de los niños en edades de uno a seis años que exhiben estos comportamientos.

Se puede presentar durante el embarazo. En algunos casos, deficiencias nutricionales específicas, como la anemia ferropénica y la deficiencia de zinc, pueden desencadenar este deseo vehemente inusual. Esta condición también puede presentarse en adultos que anhelan una cierta textura en sus bocas.

Síntomas

La pica es la ingesta de sustancias diferentes a los alimentos. El barro, la mugre, el hielo, el almidón, las heces animales, la pintura y las bolas de pelo son sólo unos pocos ejemplos de lo que se sabe que comen los niños y los adultos con pica.

Signos y exámenes

No existe una prueba única que confirme la pica. Sin embargo, dado que está asociada con indicadores anormales, y en algunos casos con desnutrición, se pueden llevar a cabo exámenes como niveles séricos de hierro y de zinc.

La hemoglobina se debe evaluar para detectar una anemia. En los niños siempre se deben chequear los niveles de plomo, ya que ellos pueden ingerir pintura u objetos cubiertos de residuos de pintura a base de plomo. Asimismo, se puede detectar la presencia de una infección en caso de haberse presentado ingestión de tierra o desechos animales contaminados.

Tratamiento

Las deficiencias nutricionales identificadas y otros problemas, como la intoxicación por plomo, se deben abordar desde el punto de vista médico. El tratamiento hace énfasis en abordajes sicosociales, ambientales y de orientación de la familia. Otros tratamientos que han tenido éxito son la terapia de aversión leve seguida de un refuerzo positivo. Dicha terapia implica el hecho de asociar consecuencias malas con la ingestión de elementos no comestibles y consecuencias buenas con un comportamiento normal.

Los medicamentos pueden ayudar a reducir el comportamiento anormal de alimentación, en caso de que la pica se presente en el curso de un trastorno del desarrollo, como un retardo mental o un trastorno generalizado del desarrollo. Estas condiciones pueden estar asociadas con perturbaciones severas del comportamiento, incluyendo pica.

Expectativas (pronóstico)

El éxito del tratamiento es variable. En muchos casos, el trastorno dura algunos meses y luego se resuelve espontáneamente; mientras que en otros casos, el trastorno puede continuar hasta la adolescencia o la vida adulta, particularmente cuando está asociado con trastornos del desarrollo.

Complicaciones

  • Desnutricción

  • Intoxicación por plomo

  • Infección

  • Bezoar (una masa gástrica endurecida)

  • Obstrucción intestinal

  • Situaciones que requieren asistencia médica

    Se debe buscar asistencia médica si se detecta que un niño (o adulto) tiene una tendencia persistente a comer sustancias no nutritivas.

    Prevención

    No existe una prevención específica, aunque puede ser útil consumir una dieta adecuada.

    Rumiación

    Este raro trastorno consiste en la regurgitación repetida de la comida, con pérdida de peso o incapacidad para alcanzar el peso normal. Suele aparecer en el primer año de vida. Se acompaña de movimientos de la cabeza hacia atrás, con tensión y arqueo del cuello y la espalda, junto a movimientos succionantes con la lengua. Se considera un trastorno potencialmente grave, con hasta un 25 % de mortalidad. El olor nauseabundo del material regurgitado, que el niño parece disfrutar, bien escupiendo, bien masticando y engullendo para volver a rumiar, puede provocar la repulsa y el desánimo de los cuidadores (especialmente en instituciones). Al evitarse el contacto con el niño, el proceso puede evolucionar fatalmente. Ni que decir tiene que debe efectuarse diagnóstico diferencial con la hernia de hiatus, con algunos casos de estenosis pilórica (aunque ésta provoca más a menudo vómitos en chorro) y con infecciones del tracto intestinal, que también pueden discurrir con regurgitación.

    Volver


    Anorexia    Bulimia    C. Compulsivo   Ansiedad    T.Obsesivo   Obesidad    Consulta Psicológica   IMC