CRITERIOS PARA DEFINIR LOS TRASTORNOS SEXUALES           Consulta Psicológica


Anorexia    Bulimia    C. Compulsivo   Ansiedad    T.Obsesivo   Obesidad   IMC  Violencia de Género  Trastornos sexuales


Criterios para el diagnóstico del trastorno de la identidad sexual en la niñez.

Niñas

  • Malestar persistente e intenso de ser niña y deseo de ser niño o insistencia en que ella es un niño. 1 ó 2

  • Aversión persistente a la ropa femenina y vestirse con ropa masculina.

  • Rechazo persistente de las estructuras anatómicas femeninas:

  • Afirmación de que tiene o le crecerá un pene.

  • Negativa de orinar sentada.

  • No deseo que le crezcan los senos o aparición de la menstruación.

    Previo a la pubertad.

Niños

  • Malestar intenso y persistente de ser niño, deseo de ser una niña, o más raramente, que él es una niña. 1 ó 2 Actividades representativas del sexo femenino, transvertirse o simular aspecto femenino (juego, actividades). Rechazo persistente de las estructuras anatómicas masculinas:

  • Cuando crecerá se convertirá en mujer.

  • Su pene y testículos son desagradables o deseo de que desaparezcan.

  • Será mejor no tener testículos.

Previo a la pubertad.

Trastorno de la identidad de género en la infancia.

Los niños suelen ser bastante femeninos, mientras que las niñas son masculinas, su comportamiento no se adapta a lo que los estereotipos sociales consideran apropiada para su sexo. Estos niños sienten aversión por vestirse con las ropas típicas de su sexo y detestan jugar los juegos propios de su sexo. Ambos sexos se identifican con modelos de rol contrarios (el niño que en sus juegos quiere ser madre).
 

II.- Transexualismo.

Es una persona que ya ha alcanzado la pubertad, se manifiesta por un malestar persistente y sentimiento de inadecuación respecto a su sexo anatómico. Siente que pertenece al otro sexo. A nivel de diagnóstico diferencial, las personas que por períodos aislados de estrés se quieren deshacer de sus genitales, al no presentar este síntoma por más de dos años, no se le considera dentro de esta tipificación.

Criterios para el diagnóstico de transexualismo.

  • Malestar persistente y sentimiento de inadecuación respecto al propio sexo anatómico.

  • Preocupación persistente de un mínimo de 2 años sobre el cómo deshacerse de las características sexuales y adquirir las del otro sexo.

    La persona alcanza la pubertad.

  • Se debe especificar la orientación sexual: asexual, homosexual, heterosexual bisexual o no especificada.

    III.- Trastorno de la identidad sexual en la adolescencia o en la vida adulta no transexuales (TISAANT).
    Los síntomas esenciales son el malestar, persistente o recurrente, así como el sentimiento de inadecuación respecto a su propio sexo, con cambio de vestimenta para adoptar el papel del otro sexo, en forma real o imaginaria, en una persona que ha alcanzado la pubertad. Este trastorno puede evolucionar hacia el transexualismo y generalmente depende la conflictiva familiar, igualmente en el TISAANT se subdivide en tipos, en donde la orientación sexual puede ser asexual, homosexual (que precede al TISAANT) y heterosexual.

    Criterios para el diagnóstico de TISAANT

  • Malestar persistente o recurrente y sentimiento de inadecuación respecto al propio sexo.

  • Trasvestismo persistente o recurrente del papel del otro sexo, sin el propósito de excitarse sexualmente.

  • No hay preocupación persistente (mínimo dos años) para deshacerse de sus características sexuales y pertenecer al otro sexo.

    La persona ha alcanzado la pubertad.

  • Especificar la historia de la orientación sexual.

    IV.- Trastorno de la identidad sexual no especificado.

    Son los trastornos de la identidad sexual no clasificados como específicos de la identidad sexual. Ejemplos serían: niño con trasvestismo persistente sin otros trastornos de identidad sexual; adultos con conductas trasvestistas transitorias; personas con preocupación por la castración o extirpación del pene, sin un deseo claro de adquirir los del otro sexo.

    La clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-10: International Classification of Diseases) define la transexualidad como "un deseo de vivir y ser aceptado como miembro del sexo opuesto, usualmente acompañado por una sensación de incomodidad con, o inadecuación de, el propio sexo anatómico, y un deseo de recibir cirugía y tratamiento hormonal para hacer al propio cuerpo tan congruente como sea posible con el sexo preferido".

    Clasificación de criterios diagnósticos.

    El DSM IV-R, recoge cuatro categorías diagnosticadas dentro del grupo de los trastornos de la identidad de género. Todas ellas se caracterizan por la aparición de malestar intenso y persistente acerca del propio sexo, estableciéndose diferenciaciones en función del momento de aparición del trastorno (infancia versus edad adulta) y de la presencia o no de transexualismo:

  • Trastorno de la identidad sexual en la niñez: se manifiesta antes de la pubertad y se caracteriza por un profundo y persistente malestar en relación con el sexo anatómico y el deseo de pertenecer al otro sexo.

  • Transexualismo: caracterizado también por un malestar persistente y un sentimiento de inadecuación respecto al propio sexo anatómico, pero en una persona que ha alcanzado la pubertad y acompañado por una preocupación persistente acerca del cómo deshacerse de las características sexuales primarias y secundarias del propio sexo y adquirir las del opuesto. Puede considerarse como las formas más extremas de los problemas de identidad de género.

  • Trastorno de identidad sexual en la adolescencia o vida adulta, de tipo no transexual (TISAANT): categoría diagnosticada en los que el sentimiento de una adecuación respecto al propio sexo no va acompañado de una preocupación por deshacerse de los caracteres sexuales propios. Suele implicar cambios persistentes o recurrentes de ropa para adoptar el papel de las personas de otro sexo (trasvestismo).

  • Trastorno de la identidad sexual no especificado: se incluyen todos aquellos casos que no reúnen los criterios para el diagnóstico de un trastorno de la identidad de género específico.

  • Para aquellos trastornos que se dan en la edad adulta el DSM III-R, incluye la especificación de la orientación sexual del individuo: asexual (cuando nunca ha tenido deseos sexuales intensos), homosexual (predominio de excitación sexual hacia individuos del mismo sexo), heterosexual (predominio de la excitación sexual hacia individuos del sexo opuesto), bisexual (excitación sexual hacia individuos de ambos sexos) o no especificado.

    Esta especificación trae múltiples dificultades, ya que por ejemplo, un individuo transexual cuyo cuerpo es femenino y cuya identidad de género es masculina, puede rechazar tajantemente que se le "etiquete" de homosexual, insistiendo que se le considere heterosexual, ya que él se siente atraído por el otro sexo. Es por esta razón que algunos autores prefieran hablar de la orientación sexual en términos del género de la persona por la que se siente atraído, o sea, masculino, femenino, ambos o ninguno. Esta modificación es utilizada en el DSM-IV.

    Descripción clínica.

    Criterios para el diagnóstico de F64 Trastorno de la identidad sexual (302)

    A. Identificación acusada y persistente con el otro sexo (no sólo el deseo de obtener las supuestas ventajas relacionadas con las costumbres culturales).

    En los niños el trastorno se manifiesta por cuatro o más de los siguientes rasgos:

    1. deseos repetidos de ser, o insistencia en que uno es, del otro sexo

    2. en los niños, preferencia por el trasvestismo o por simular vestimenta femenina; en las niñas, insistencia en llevar puesta solamente ropa masculina

    3. preferencias marcadas y persistentes por el papel del otro sexo o fantasías referentes a pertenecer al otro sexo

    4. deseo intenso de participar en los juegos y en los pasatiempos propios del otro sexo
    5. preferencia marcada por compañeros del otro sexo

    En los adolescentes y adultos la alteración se manifiesta por síntomas tales como un deseo firme de pertenecer al otro sexo, ser considerado como del otro sexo, un deseo de vivir o ser tratado como del otro sexo o la convicción de experimentar las reacciones y las sensaciones típicas del otro sexo.

    B. Malestar persistente con el propio sexo o sentimiento de inadecuación con su rol.

    En los niños la alteración se manifiesta por cualquiera de los siguientes rasgos:

    En los niños, sentimientos de que el pene o los testículos son horribles o van a desaparecer, de que seria mejor no tener pene o aversión hacia los juegos violentos y rechazo a los juguetes, juegos y actividades propios de los niños; en las niñas, rechazo a orinar en posición sentada, sentimientos de tener o de presentar en el futuro un pene, de no querer poseer pechos ni tener la regla o aversión acentuada hacia la ropa femenina.

    En los adolescentes y en los adultos la alteración se manifiesta por síntomas como preocupación por eliminar las características sexuales primarias y secundarias (p. ej., pedir tratamiento hormonal, quirúrgico u otros procedimientos para modificar físicamente los rasgos sexuales y de esta manera parecerse al otro sexo) o creer que se ha nacido con el sexo equivocado.

    C. La alteración no coexiste con una enfermedad intersexual.

    D. La alteración provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

    Codificar según la edad actual:

    F64.2 Trastorno de la identidad sexual en niños [302.6]

    F64.0 Trastorno de la identidad sexual en adolescentes o adultos [302.85]

    Especificar si (para individuos sexualmente maduros):

    Con atracción sexual por los varones

    Con atracción sexual por las mujeres

    Con atracción sexual por ambos sexos

    Sin atracción sexual por ninguno

     

       Volver


    Anorexia    Bulimia    C. Compulsivo   Ansiedad    T.Obsesivo   Obesidad    Consulta Psicológica   IMC